ACOSTA ZÁRATE-Familia

Somos padres de familia de 2 hijos: Katherine y Alejandro, escogimos este colegio, no sólo por los atributos académicos, sino por los valores que permitirían complementar los entregados en casa.

En el transcurso de estos años, en que tenemos a Katherine y Alejandro estudiando en el Colegio Pío XII, sentimos que éste es nuestro perfecto aliado en el trinomio educativo: Padres, Colegio e Hijos; logrando excelentes resultados en la formación integral no sólo de nuestros hijos, sino fundamentalmente en nosotros como padres, en esta tarea llena de vicisitudes, como es la de Educar; enmarcados en valores que contribuirán en nuestros hijos, para que sus conocimientos, habilidades y actitudes se construyan en una sólida base, permitiéndoles tener objetivos claros en su actuar diario, con disciplina, respeto y confianza; favoreciendo así todo lo aprendido de la mejor manera con equidad, justicia y responsabilidad.

Nos consideramos una familia afortunada y bendecida por el Señor, por la oportunidad de encontrar una Institución Educativa que se sume en la ardua tarea del educar con sólidos valores y excelentes atributos académicos; por ello expresamos nuestro agradecimiento al Colegio Pío XII por apoyarnos en la educación de nuestra familia.

 

WILFREDO SALINAS - Padre de Familia

Cuando un padre evalúa dónde matricular a sus hijos, está a puertas de tomar una de las principales decisiones de su vida, pues de la misma dependerá su futuro y su felicidad, y esto es muy serio e importante. Un padre anhela dejar a sus hijos preparados académica y espiritualmente para que puedan enfrentar un mundo que es cada vez mas competitivo y desafiante, es un verdadero reto que todos los padres debemos asumir.

Cuando tomamos la decisión de matricular a nuestras hijas en el colegio Pío XII, lo hicimos en base a buenas referencias y a la buena impresión que nos causó el primer contacto que tuvimos, pero siempre se mantenía aquella preocupación natural de si habíamos hecho lo correcto.Han transcurrido los años y los hechos nos han demostrado que no estuvimos equivocados, la formación académica, deportiva y artística que reciben nuestras hijas es de primera y todo esto respaldado con una cultura de valores que les permitirá enfrentar la vida con decisión, seguridad y transparencia.

 

-->