Durante 40 días nos hemos preparado, como el Santo Padre nos ha pedido en su mensaje de cuaresma con el ayuno, la oración y la limosna, al gran acontecimiento de la Resurrección, la fiesta más importante para nosotros los católicos como dice San Pablo en su carta a los Corintios: “y si Cristo no resucitó, vana es nuestra fe”. En la Resurrección está nuestra esperanza de un mundo mejor, mundo que nosotros debemos ir construyendo en el día a día viviendo los valores del Evangelio.

En estos momentos donde nuestra patria pasa por momentos tan difíciles y coyunturales seamos testigos de la paz que nos trae el Resucitado, fijemos nuestra esperanza en Jesús Resucitado y desde nuestra familia forjemos el mundo que queremos.

  Irma Margarita Zermeño Romero, M.E.SS.T.

Directora Colegio Pío XII

-->